El cambio legislativo, que entrará en vigor en junio, obligará a los hipotecados a este ‘examen’ para poder acceder al préstamo

J. L. Salinas 04.03.2019 | 12:28

Los aspirantes a una hipoteca deberán pasar un test ante notario

Los aspirantes a una hipoteca deberán pasar un test ante notario

¿Qué diferencia hay entre una hipoteca fija y una variable? ¿Sabe qué es subir el euríbor? ¿Conoce lo que es una cláusula suelo? Cuidado, si va a firmar a una hipoteca a partir de junio tendrá que pasar un test en el que muy probablemente figuren preguntas muy similares a ésas. Si no las supera, adiós al préstamo.

Ésta es una de las medidas incluidas dentro de la nueva ley hipotecaria que acaba de aprobar el Congreso y que entrará en vigor presumiblemente en junio, tres meses después de que la norma haya sido publicada en el “Boletín Oficial del Estado” (BOE). El evaluador de ese examen será un notario que tendrá que levantar un acta, gratis para el futuro hipotecado, donde se determinará si el consumidor tiene los suficientes conocimientos para recibir el préstamo.

De momento, los notarios no tienen claras ni siquiera las preguntas que van a tener que hacer. Si el examen será estándar o personalizado. Lo que sí es seguro es que el nuevo hipotecado tendrá que aprobarlo, como mínimo, un día antes de firmar la hipoteca ante el notario.

Pero diez días antes de la firma, el cliente deberá tener en su poder toda la información y las condiciones sobre el crédito que va a firmar. Todo lo más claro posible, porque se supone que tendrá que estudiársela si quiere aprobar. El examen lo tienen que pasar tanto los prestatarios como sus avalistas y sin la presencia del banco, para evitar cualquier tipo de malentendido. El test, además, será completamente gratuito, por lo que el notario no obtendrá ninguna remuneración por hacer de examinador.

Los notarios dudan de la eficacia que puedan tener este tipo de exámenes e, incluso, aseguran que podrían convertirse en un arma de doble filo que se vuelva en contra de ellos mismos. Se trata de un blindaje claro para las entidades, que se garantizan en cierta medida que no serán llevados ante un juez. Y si son demandados tendrán un documento que avalará notarialmente que el prestatario había comprendido las condiciones de la hipoteca. Todo esto llega en un contexto en el que los tribunales están dando la razón en todas estas batallas judiciales a los consumidores, en muchos de los casos con el argumento de que no habían comprendido bien lo que estaban firmando.

La nueva ley hipotecaria fue aprobada hace una semana en el Congreso de los Diputados. Entre los principales cambios que introduce la norma figura, además del citado examen, la obligación del banco de asumir la mayor parte de los gastos que trae consigo la formalización de una hipoteca. Los clientes deberán afrontar el coste de la tasación de la vivienda, pero ya no recaerán sobre ellos los gastos de notaría y registro de la propiedad, ni la factura del impuesto de actos jurídicos documentados, que tendrán que asumir las entidades financieras. La norma también pone trabas para que los bancos puedan iniciar el proceso para reclamar las cuotas impagadas del préstamo.

 

La Provincia