Dejar la casa de los papás para alcanzar la ansiada independencia es un gran momento, ¿o no? Por primera vez tendrás libertad de hacer lo que quieras con tus tiempos y espacios. Y sin embargo, es el momento en que también tendrás que hacerte cargo de todo lo que implica vivir solo, desde pagar las cuentas, hasta cocinarte la comida. ¿Estás a punto de tomar la decisión? Entonces aprovecha estos consejos, que te ayudarán a hacer de esos primeros meses una experiencia mucho más fácil y agradable.

 

1. Analiza la situación:

El primer consejo puede parecer muy simple, pero es crucial: lo primero que tienes que hacer es analizar bien tu situación. Primero, ¿cuál es tu presupuesto? Y es que este es el paso más importante, porque de eso dependerá el resto.

Cuando tengas claro cuánto tienes mes a mes para gastar, podrás pensar cuál es la mejor opción: irte a vivir solo o con amigos, arrendar un departamento o simplemente una pieza… Como consejo, considera que el presupuesto mensual debe incluir además del arriendo, las cuentas, los gastos comunes, las compras del supermercado y farmacia, y todos esos pequeños gastos periódicos que casi siempre se olvidan antes de ser independiente.

 

2. Se realista:

Si recién empezaste a trabajar y en tu primer mes freelance lograste reunir el dinero necesario como para arrendar un departamento para ti solo, piensa bien si es que esto será una fuente de ingreso constante o si fue solo un golpe de suerte. Esto te permitirá planificar mejor el tipo de independencia que puedes lograr. Como freelance lo más aconsejable es juntar un pozo que te de la tranquilidad de poder sortear meses difíciles antes de independizarse.

 

3. Listas y más listas:

Las listas son lo mejor, porque sirven bien para poner todo en perspectiva.

Cuando tengas claro cuál es tu presupuesto, y dónde vas a vivir, haz una lista con las cosas que tienes y otra con las cosas que vas a necesitar. Por ejemplo, tal vez tus papás van a dejar que te lleves la cama que has usado toda la vida (porque ansían convertir tu expieza en un gimnasio) y también te van a dar algunas cosas que tenían guardadas en la bodega. Pero lo más probable es que necesites varias más para poder instalarte cómodamente.

 

 

4. Los imprescindibles:

De la lista de cosas que necesitas, elige las que son imprescindibles y ahorra para poder comprarlas lo antes posible, ojalá antes de la gran mudanza. ¿Cuáles son estas cosas? Depende de cada uno, pero en general, lo básico si te vas a vivir solo, es: la cama, el refrigerador, una cocina o microondas y algo para sentarse.

Una buena opción es un futón, porque cumple una doble función (y eso es siempre una buena idea cuando de ahorrar se trata, en dinero y espacio). Y si vas a comprar una cama y el espacio donde vivirás es pequeño, una gran idea es comprar una cama multifuncional.

 

5. Pide ayuda en tus redes sociales:

Hay que reconocerlo, últimamente las redes sociales se han convertido en la manera más fácil de conseguir lo que necesitas. Desde un camión para ayudarte a mover las cosas, hasta un amigo al que le sobre una estufa para el invierno… pon a prueba tu red de contactos y ¡ve cómo te puede ayudar!

 

6. Instálate y disfruta:

Por último, lo más importante: ¡disfruta! Ahora que ya tienes tu espacio propio, descubre buenas ideas para convertirlo en tu refugio soñado, y agrega pequeños detalles que lo hagan sentir como una casa. ¿Qué esperas?

 

Si estás a punto de dar el paso, te invitamos a Homy, donde tenemos lo mejor del diseño, al precio que buscas. ¡Seguro encuentras esos detalles únicos para tu casa!

 

Fuente: Sodimac